sábado, 3 de enero de 2015

Un deseo de nochevieja...

Seguramente es lo que todos los niños y los mayores quisieran. Pero que  tu hermana Sofìa, con nueve años, lo escriba en forma espontànea... tiene màs fuerza.
No es un deseo sòlo para tener seguridad, alguien que te cuide. Lo escribiò sintiendo que le gusta estar con nosotros, que es feliz. Y eso, para nosotros, es algo maravilloso.
Ojalà pudiera congelar muchos momentos que pasamos juntos. Un juego de mesa, una manualidad, una obra de teatro inventada con muñecos. Todas las comidas donde nos reunimos los cinco.  
Cuando vamos a un merendero, y se llevan dos mochilas completas (aunque no jueguen con nada de eso) y la manta para taparse cuando estàn sentados en el coche.  Cuando miramos los dibujitos, todos juntos en la cama y no cabemos. La salida del cole y esos abrazos "albòndiga". Cuando cantamos por la calle y cuando cerramos la puerta, estando los cinco adentro y decimos "estamos abrigados y protegidos".
Por todas esas cosas y muchas màs... necesitamos una pòcima màgica para que el deseo de Sofi... se haga realidad!!