viernes, 26 de diciembre de 2014

Ahorra el dinero pero no las palabras...

Todo en su justa medida. Como siempre se dice, hay que llegar a un equilibrio. Ahorrar significa ... poder echar mano cuando lo necesitas. Estàs tranquilo, no tienes miedo, porque sabes que si lo necesitas, lo tienes.
Ahorrar no significa no vivir. Hay un dicho que dice: no se puede no comer el huevo por no tirar la càscara.
Ahorrar no significa ser avaro, egoista, egocèntrico, oportunista. Porque asì te transformas en alguien que hace las cosas mal. Ahorrar significa respeto, porque uno tiene que arreglarse con lo que tiene y no depender del otro o poner en compromiso al otro. Porque el otro tambièn tendrà problemas y ... muchas veces no le sobrarà.
No ahorres siempre las palabras. Siempre piensa antes de hablar, pero ... defièndete hablando. Porque lo que se queda adentro, luego es tòxico.
No esperes que la gente sea siempre justa. Cuando tù te ahorras y no molestas, no todos haràn lo mismo. Cuando tù te callas y no haces daño, no todos haràn lo mismo.
Siempre tienes que hacer lo mejor y no tomar rebancha o ser igual al que hace las cosas mal.
Pero tambièn en eso llega a un equilibrio y no quieras ser la persona perfecta, porque sufrìràs y mucho.
Usa la asertividad. Herramienta que te ayudarà a no manipular al otro y que no te manipulen. Te enseñarà a poner lìmites y no aceptar que siempre te los pongan.
Alèjate de las personas tòxicas. TÙ NO LO ERES. No eres responsable ni culpable de todo lo que sucede. No te dejes convencer de eso.
Tù vales mucho y valora al otro tambièn. Asì podràs llevarte bien con todos.