viernes, 30 de septiembre de 2011

Hay muchas cosas que no tienen precio...




Habràs escuchado varias veces esta frase. Cuando se habla de amistad, de pasar buenos momentos, de la sonrisa de un bebè...


Y tiene un por què.


Què precio le pondrìamos a la alegrìa?. Si tuvieras que comprar la alegrìa porque estàs muy triste... cuànto pagarìas?. Por supuesto que mucho dinero.


El problema surge cuando, aùn cuando tengas mucho dinero... no puedes ser feliz. La alegrìa la puedes "comprar" (teniendo lo que necesitas, dàndote los gustos, viajando, compràndote joyas o coches valiosos), pero... a lo mejor... sigues necesitando lo màs importante. Por eso la alegrìa no tiene precio.


Se puede tener dinero para comprar todas las medicinas del Mercado. Pero si no hay cura, entonces la salud no tendrà precio.


¿Cuànto pagarìas para comprar la soluciòn a tus problemas?. Pues darìas todo lo que tienes.

Si existieran vendedores de "alegrìa", serìan muy ricos, porque todos querrìan comprarla. Si existieran vendedores de "salud", nadie estarìa enfermo. Si existieran solucionadores de problemas, nadie estarìa preocupado.

Pero no hay dinero que pague ni la alegrìa ni la salud ni la soluciòn a los problemas.

Y por eso, mucha gente todavìa se cuida, porque sabe que comer sano, descansar, hacer ejercicio... es fundamental para el organismo.

Todavìa hay gente que se ocupa de los problemas que van surgiendo, y es optimista y sigue adelante.

Y TAMBIEN HAY PERSONAS QUE TODAVIA SON FELICES... COMO YO, CUANDO DISFRUTO ESTAS PEQUEÑAS COSAS QUE VES EN LA FOTO. Sofi te prestò parte de la toalla porque tù no tenìas.


Gracias a Dios que son tan compañeros. ESO TAMPOCO TIENE PRECIO!!!