martes, 11 de mayo de 2010

No se puede luchar contra la falta de ganas...


Desde tus cuatro años, supimos que comenzaba la lucha contra el autismo. Bueno, contra el trastorno generalizado del desarrollo o contra los rasgos autistas...

Pero a lo que peor me enfrento es a tus falta de ganas de aprender. Y no es una crìtica porque no lo haces a propòsito. Con "las ganas" uno nace o no. Pero, eso te condiciona a que tengas màs o menos logros en la vida.

¡Cuàntas veces vemos a un señor, en silla de ruedas, atravezar toda una provincia, o a un bailarìn... sin una pierna, bailar mejor que el que tiene las dos. Pero esa gente tiene ganas de superarse, de progresar.

Hay cosas que hacemos por obligaciòn y no podemos decir que no. Por ejemplo, yo no puedo elegir si quiero o no limpiar. Lo debo hacer, me guste o no. Pero, està en mi que la casa estè limpia como corresponde o no haya hecho las cosas bien. Por supuesto que debo limpiar para vivir y no vivir para limpiar, pero... en todo caso, limpiar es obligatorio.

No puedes elegir si quieres estudiar o no. Porque eso no se negocia. Aunque sea la mala, mala, malìsima bruja de la casa, no te dirè que no pasa nada si no cumples. Estarà en vos que sepas bien la lecciòn y no que te falten algunas hojas para leer. Y no quiero que vivas para estudiar, pero sì lo hagas... porque es la ùnica forma que tendràs que aprender a vivir mejor el dìa de mañana.

Aprovechà la oportunidad y no te quejes màs cada vez que tengas que hacer cuentas, hombre!!!