Entradas

Mostrando entradas de diciembre 16, 2009

No te preocupes Tomi... a nosotros nos pasa tambièn

Imagen
Cuando un niño es un bebè, a nadie se le ocurre ni gritarle ni reñirle. Por màs que haga lo que haga... causa gracia muchas veces, se le festeja casi todo. Si bien es necesario ponerle lìmites, de alguna manera, no se le exige y se le perdona casi todo. A medida que van creciendo los niños, se les va exigiendo cada vez màs. Si un niño no hace bien las cuentas a los 9 años, se le exigirà que preste atenciòn; se le pedirà que tenga màs cuidado a la hora de coger las cosas. Cuando llega a la adolescencia, ya no podemos permitir que griten, ni que nos digan cosas, que causaban gracia cuando eran pequeños.
Y cuando son adultos, se espera que se actùe con madurez, con responsabilidad y con sensatez.
Siempre se toma en cuenta la edad cronològica y no la edad mental de la persona. Es màs, no se toma en cuenta còmo es esa persona, por què momento està pasando. Si una persona es callada, a los 30 años, es rara... Y a lo mejor es tìmida. Si una persona tiene un hijo a los 40 años... còmo no tuvo…