martes, 18 de agosto de 2009

Tomi... siempre ve con los bolsillos vacìos...



La gente tiene que quererte por lo que eres y no por lo que tienes. Cuando conoces a alguien, siempre "ve con los bolsillos vacìos..." porque si quieren estar con vos, si quieren ser tus amigos, no serà necesario que le pagues ni que le regales nada.


Solo deja un lugar en "tu bolsillo" para guardar todos los lindos momentos, las lindas frases que recopiles, las risas, los recuerdos...


Lo mejor tuyo està DENTRO TUYO y me lo has demostrado hoy cuando jugaron con Sofi a LA CASITA ROBADA.


Te cuento còmo es el juego. Se reparten tres barajas para cada uno y se ponen cuatro barajas en el centro. Cada uno, por turno, arma pares entre la baraja que tiene y la que està en el centro. Esa casita que se va formando, el otro puede llevàrselo si tiene una baraja del mismo palo.


Tù tenìas para llevarle la casita a Sofi, pero... como ella se negaba jajajaja, entonces dijiste "no importa Sofi... me llevo otra carta!!". ESO ES TENER UN CORAZON ENORME!!!. NO NECESITAS NADA MAS! LOS BOLSILLOS LLENOS DE AMOR SE LOS LLEVARA EL OTRO!!.


Bueno... luego hiciste trampa pero...


Te quierooooooooooooooooooo!!

El duelo por un deseo que no se cumple...


Hay deseos que uno tiene y no se cumplen. Hace poco conocì a una mujer que no puede volver a quedar embarazada porque no tiene dinero para poder mantener a otra criatura.


Si supieras las ganas que tiene de tener otro bebè!!! Y, por màs que le decimos que màs adelante a lo mejor es posible, que es muy jòven porque tiene solo 30 años, ella te dice que no... que ya no està tan segura de esperar. Sabe que no podrà porque su situaciòn econòmica no es de lo mejor, y bueno, cada uno sabe hasta dònde espera...


Hace poco comprò un perro para su hija. Pensò que serìa una buena compañìa tanto para ella como para la niña. Fueron a la veterinaria juntas, eligieron el perro, su collar, su casita, su champù. Casi se lo llevò como si hubiera llevado un bebè de la clìnica.


Cuando llegò a su casa se diò cuenta que no era lo que ella querìa. Que por màs que se empeñaba en ser responsable, buena cuidadora, darle cariño... no le salìa del corazòn.


Su marido le dijo "es que no has hecho el duelo..." y ella no entendiò què significaba. No comprendìa que no habìa hecho el duelo de por no poder tener otro bebè. Mientras sostenga las ganas de volver a ser mamà, es imposible reemplazar una idea por la otra.


No puede reemplazar un perro por un hijo. A veces, es necesario darnos un tiempo, hasta que nuestra mente elabora la frustraciòn, el duelo, para poder emprender otras cosas...