domingo, 19 de julio de 2009

No podemos responder en todas las èpocas igual...


Hoy, charlando con una mamà, y me comentaba que pròximamente su hija cumplirà 15 años. En Argentina se acostumbra a hacer una gran fiesta cuando las niñas llegan a esa edad.

Algunas prefieren hacer un viaje; otras no quieren nada, pero la mayorìa elige una fiesta donde se las hace sentir como princesas.

Su hija mayor no pudo contar con una gran fiesta, porque en ese momento no tenìa las mismas posibilidades que ahora.

En mi caso, cuando Agustina tomò la comuniòn, le hicimos una fiesta en casa, sencilla, pero llena de mucho amor. Cuando tù o Sofi tomen la comuniòn, quièn sabe còmo estaremos. A lo mejor podemos llevar a todos los invitados en un charter, para festejarlo en una isla privada jajaja

¿Què le aconsejè?. Que cada uno vive en un momento diferente. Que los padres hacemos lo que podemos, y lo que queremos es darles lo mejor.

Pero, si en la època en que Agus tomò la comuniòn no le hicimos una fiesta en un gran palacio; pero sì se la podemos hacer el dìa que ustedes la tomen, pues Agus no deberìa sentirse mal.

Nosotros, los papàs, intentamos dejarles pequeños "recuerdos" que son regalos para el alma.

Son màs valiosos que propiedades o joyas. A Agus le dejo su historia escrita hasta que cumpliò sus tres añitos y una antologìa donde publicaron una carta que le dediquè. Con ustedes no hubiera podido escribir de la misma forma, porque ya no tenìa tanto tiempo. Es lògico que era mejor ocuparme de ustedes, antes de pasar horas sentada escribiendo en un ordenador.

A Sofi le estoy haciendo un libro de cuentos, el cual quiero que sea el primero que lea cuando comience a leer. Tambièn tiene una carta de amor publicada. A ustedes no se los hice porque no se me ocurriò en ese momento.

Y a tì, mi amor, te dejo tu blog, donde te irè contando todo lo que tengo pensado para que seas muy pero muy feliz. A Sofi y a Agus se lo explico verbalmente, y ellas comprenden que te ayude un poco màs.

La herencia de ustedes serà esa y mucha màs. No serà en dinero, pero sì en buenos momentos, en fotos que les hagan ver toda la dedicaciòn que hemos puesto para que sean realmente felices.

Si no puedo responder en un momento, como respondì a otro, no es porque no haya querido. Es porque seguramente, no he podido.

Te quiero mucho.