sábado, 18 de abril de 2009

Todo èsto favorece tu autonomìa y te ayuda a interactuar...


Me llama mucho la atenciòn còmo uno se defiende, còmo pedimos por nosotros mismos, còmo nos cuidamos. Por ejemplo, cuando me decìs "ahora me toca a mi" o tu hermana dice "no, yo no fui". O cuando me decìs: "y yo??" (porque querès algo que le doy a otro). O cuando alguien habla de sì mismo para encontrar pareja porque es viudo o porque hace tiempo que se separò. Y eso es muy bueno porque nosotros mismos debemos defendemos. Vos debès hablar por vos; tenès que saber pedir lo que necesitàs, exigir lo que te corresponde; evitar todo lo que no te gusta. No siempre encontraràs gente que haga las cosas en tu lugar. Èsto es parte de tu autonomìa.
Comunicarse con los demàs implica interactuar y eso sirve tambièn para tu beneficio. Y en esa interacciòn existe tambièn LA AYUDA.
Ayer le me fijè que todos los dìas todos hacemos cosas por los demàs. Sin darnos cuenta, ayudamos en pequeñas cosas o hacemos cosas por el otro. Por ejemplo: Agustina te alcanzò una cuchara para que pudieras comer un postrecito. Sofìa puso la mesa para que todos comièramos. Papà le grabò unos programas a mi Agus y yo preparè los stencils para que hoy pudieran pintar. Si apuntàramos cuàntas cosas hacemos por dìa por los demàs....Es bueno hacerte notar que ESTAS AYUDANDO. O QUE AYUDES. Si no te da cuenta, te lo hacemos ver. Si yo traigo las bolsas del super, te puedo decir "Tomi, te doy una bolsa y me ayudas?". Si tu hermana no puede llegar a la luz del aseo, "Tomi, enciende la luz del baño por favor". Lo mejor es decirte "SOFIA NO PUEDE ENCENDER LA LUZ PORQUE ES BAJITA. ¿LA PUEDAS AYUDAR ENCENDIENDOLA?". De esta manera podràs comprender por què tienes que hacerlo y ademàs pondràs atenciòn en lo que le pasa a tu hermana.
Defenderte, pedir lo que necesitàs, "cerrar la puerta" a lo que no te gusta o no te conviene y ayudar es algo que tenès que apuntar en tu agenda.
¿Comenzamos mañana?

Hoy hemos terminado el libro EL SUEÑO DE BERLÌN. ALTAMENTE RECOMENDABLE!!!. Juro que no podìa leerlo, por momentos, porque se me ...