lunes, 23 de febrero de 2009

NO TENEMOS QUE SER THE PUPO OF THE WORLD...

Hace un tiempo que notaba la indiferencia, la frialdad, la distancia de una amiga y me dolìa. Pese a èsto, y como vos sabès Tomi, mamà no deja de ayudar, de ser solidaria. Por eso nunca la dejè ni dejè de hacerla participar en todo, de informarle lo que a las dos nos sirve, etc.

Fue hace unos dìas que me di cuenta que esa frialdad, esa sobervia que tiene y que no me hace nada bien, se debe a que ella ha cambiado. Pero no ha cambiado porque quiere. Sino que ha cambiado por los golpes de la vida. Y està pasando por una etapa difìcil, donde se le cierran todas las puertas, donde no es fàcil encontrar una soluciòn y por eso, sin darse cuenta, adoptò este mecanismo de defensa. A lo mejor hay que permitirle que pase tambièn por este momento. A lo mejor hay que dejar que poco a poco deje de ser asì y vuelva a ser la de antes.

Lo que yo sentìa era que me lo hacìa solo a mi. Que se comportaba mal solo conmigo. Y, como era injustamente, porque yo nunca le hice daño, ¿por què me lo hacìa?. Pero me di cuenta tambièn que debìa dejar de ser THE PUPO OF THE WORLD y tenìa que "sentarme al lado". "Sentarme" en silencio porque, a veces, no es necesario que hablemos, sino que escuchemos o solo que estemos cerca. Y cuando pudiera, entonces intentarìa aconsejarla y llevarla por el camino correcto. No era "hacia mi" o en "contra mio". Era algo que a ella le pasaba y que yo debìa comprender.

A veces hay que mirar un poco màs allà, porque la gente actùa como puede, como le sale y no siempre como quiere. Los amigos estàn para eso tambièn. Vos tambièn te daràs cuenta cuando sea necesario...