miércoles, 16 de diciembre de 2009

No te preocupes Tomi... a nosotros nos pasa tambièn


Cuando un niño es un bebè, a nadie se le ocurre ni gritarle ni reñirle. Por màs que haga lo que haga... causa gracia muchas veces, se le festeja casi todo. Si bien es necesario ponerle lìmites, de alguna manera, no se le exige y se le perdona casi todo. A medida que van creciendo los niños, se les va exigiendo cada vez màs. Si un niño no hace bien las cuentas a los 9 años, se le exigirà que preste atenciòn; se le pedirà que tenga màs cuidado a la hora de coger las cosas. Cuando llega a la adolescencia, ya no podemos permitir que griten, ni que nos digan cosas, que causaban gracia cuando eran pequeños.

Y cuando son adultos, se espera que se actùe con madurez, con responsabilidad y con sensatez.

Siempre se toma en cuenta la edad cronològica y no la edad mental de la persona. Es màs, no se toma en cuenta còmo es esa persona, por què momento està pasando. Si una persona es callada, a los 30 años, es rara... Y a lo mejor es tìmida. Si una persona tiene un hijo a los 40 años... còmo no tuvo antes!. Y a lo mejor no conociò hasta ese momento al amor de su vida.

Rapidamente prejuzgamos a las personas y no nos damos cuenta que somos humanos. Que nos salen las cosas mal, como cuando èramos niños. La diferencia està en que, en esa època, nos ayudaban; muchas cosas nos la resolvìan.

A tì te pasa tambièn, que te exigen como a un niño de 7 años, que no tiene problemas. Y no se dan cuenta que, ante todo... tienes una personalidad diferente a los demàs. A lo mejor no te gusta ser tan sociable y no es producto de tu problema. Si te salen mal las cosas, muchas veces, a lo mejor habrìa que darse cuenta que tu atenciòn, tu comprensiòn no es igual a los demàs niños de siete años. Y nada de lo que haces es tu culpa.

Hemos llegado a fin de año... me siento orgullosa porque has logrado muchas cosas. Y sobre todo, haz demostrado que tù puedes... que haciendo esfuerzos has conseguido cumplir con los objetivos del cole. Que tus compañeros ven como una virtud!!, el hecho de ser tìmido, aunque no es precisamente lo que te pasa.

Seguirè luchando para que sigan entendiendo que tus siete años son maravillosos. Con y sin defectos. Con y sin problemas. Por favor, no cambies, porque TODO està muy bien. Yo sigo disfrutando ser tu mamà gordo mio!!

sábado, 12 de diciembre de 2009

TODO LO QUE QUIERES NO LO NECESITAS...


Se acerca la Navidad y todos estàn preparados para pedir un regalo. Sean mayores o pequeños, todos esperamos a PAPA NOEL. En esta època algunos pediràn trabajo, otros un poco de paz, otros mucha salud, etc. etc.

Pensar que hace solo dos años ni te dabas cuenta que llegaba diciembre. Y poco a poco, la magia de este personaje te fue atrapando a vos tambièn.

Es larga la espera, porque hoy es 12 y todavìa faltan 13 dìas!!!. Pero para mi, es tan lindo escucharte que vas a escribirle la carta, que tu hermana me diga que le va a preguntar cuàndo es su cumple para hacerle un regalo, o que ella le pida una puerta (jajaja).

Generalmente, recibimos lo que necesitamos y no siempre lo que queremos.

Y èsto es producto de ver muchas veces los juguetes tirado en el canasto. No lo necesitabas, lo querìas.

Cuàntas veces mi madre me decìa: me tienes que demostrar que realmente lo necesitas para que te lo compre. Y no siempre uno necesita algo, pero te gusta tenerlo.

La famosa frase de "todo lo que veo todo lo quiero" y la otra de "no porque me pidas la luna te la voy a bajar" es parte de nuestro desarrollo. No siempre se puede tener todo lo que se quiere y ademàs, cuando uno es mayor, se da cuenta lo difìcil que es la vida y salir adelante.

Ahora... aunque vos tambièn me dejas muchos juguetes tirados en el canasto, luego de pedirlo una y mil veces... yo te bajarìa la luna, hijo mio, y todo lo que quieras, y veas, te lo darìa.

Como se que no es posible y tampoco es bueno para tì, te regalarè siempre lo que necesitas: besos, cariño, comprensiòn, atenciòn, paciencia y luego lo que quieras, dentro de lo que es posible.

Vos tranquilo... porque Papà Noel ya tiene tu carta y sabe que te merecès todo lo que le has puesto.

Te quiero mucho

Autonomìa ... avanzamos y seguimos trabajando

Cuànto hemos trabajado la autonomìa!! Y lo que nos falta!. Porque, como siempre digo... no es autònomo el que se sabe atar los cordones o el...