martes, 16 de diciembre de 2008

Què feo es no poder hacer nada...

Ayer pasè un super mal momento cuando tu hermana menor se perdiò por cinco minutos. Se habìa escondido en un rinconcito del cole y fue la peor broma que me hicieron en los ùltimos 43 años. Se escondiò para bromear, pero nunca se imaginò que causarìa semejante revuelo. Cuando vi que cerraban las puertas del colegio, porque ya se habìan ido todos y Sofìa no aparecìa, sentì la misma sensaciòn que tiene una mamà que cierran el caso de su hija - porque no se puede hacer nada màs.
Siempre se puede hacer!. Y hay que ser solidarios. Si vieras còmo nos ayudaron algunos profesores. Corrìan por las calles (alrededor del cole) preguntando si no habìan visto una niña de tres años. ¡Cuànta gente solidaria hay!.
Aprendì que todo no lo podemos tener controlado. Por màs que nunca dejo de verlos, Dios me hizo ver que en un segundo puede cambiar todo. Aprendì que un niño se paraliza cuando tiene miedo. Eso le pasò a tu hermana y por eso no atinaba a gritar para decir "aquì estoy".
¿Què puede sentir una mamà cuando ve que su hijo no està?. Ya se que no pasò nada, como me dijo papà. Pero sì pasò: me asustè mucho. Sentì tanto miedo que hasta tuve problemas para conciliar el sueño.
Yo nunca pido que tu problema desaparezca Tomi. Porque te quiero tal como sos y acepto que seas asì. Pero sì pido que NUNCA ME ENCUENTRE EN UNA SITUACION QUE NO PUEDA HACER NADA. Siempre voy a querer hacer un poco màs (vamos por màs! como digo yo siempre) y ojalà que nunca me encuentre en una situaciòn similar a la que tuve que vivir.
Y gracias por acompañarme, por decirme "no te preocupes", tratando de calmarme cuando veìas que yo estaba fuera de mi. Gracias por correr al lado mio, porque sentì que sì te importaba, que me comprendìas y que no me dejaste sola. Y van...