domingo, 29 de junio de 2008

La inocencia no pasa de moda Tomi!


Agustina, tu hermana mayor, proximamente entrarà al Instituto. Tiene ya doce años pero todavìa es una niña como las de antes. Y gracias a Dios. Una niña de doce años ya no juega con muñecas, se pinta para ir a una fiesta y la ropa que usa a veces es màs para niñas de 15. Ya no cambian figuritas de princesas sino que hablan de prìncipes pero prìncipes sin tìtulo. Mandan SMS y chatean con mensajes como por ejemplo: "soy una rubia enamorada del hombre equivocado"...

Tu hermana por suerte no es asì. Y yo estoy contenta por eso, porque la edad de la inocencia todavìa la sigue manteniendo. Ya no merienda en el parque y se tira por el tobogàn. Ya no juega a las Barbies (aunque a veces "le enseña" a jugar a tu hermana menor, o la pinta con pinturas de juguete como ves en la foto), pero sigue siendo una niña de doce años. No va tan de prisa...

Ojalà a tus doce años, en el viaje de fin de curso, puedas llegar al hotel y ponerte a jugar (como lo hizo ella en el suyo). Para todo hay tiempo Tomi. Por supuesto que respetarè tu forma de pensar cuando llegue ese momento. Solo quiero decirte que, aunque ya no dormiràs con tu Mickey (como lo hacès ahora), lo voy a guardar y disfrutarè cada etapa que te toque vivir.

Autonomìa ... avanzamos y seguimos trabajando

Cuànto hemos trabajado la autonomìa!! Y lo que nos falta!. Porque, como siempre digo... no es autònomo el que se sabe atar los cordones o el...