miércoles, 21 de noviembre de 2007

Còmo de pronto todo puede cambiar...


Algunas personas me preguntan còmo puedo estar tan feliz, còmo puedo tener tanta alegrìa y tanta fuerza. Ayer leì una frase que me encantò y dice: "el amor todo lo puede". Y ayer volvì a confirmar que todo puede cambiar en un solo instante y nos hace ver que toda la felicidad que tenìamos no la supimos valorar. Estuve un poco triste, angustiada porque extrañaba la presencia de mi papà. Cuando me preguntan cuànto hace que muriò, yo les digo que hace 32 años que siento la ausencia de alguien tan especial para un niño. Y, como se fue de un dìa para el otro, una de las secuelas que me quedaron fue que intento siempre tener todo controlado, poder ver màs allà de lo que puede pasar; no vivir el presente, sino siempre pensar en el futuro y todo lo que puede significar quedarse solo. Y no es facil. Pero tambièn aprendì que, por màs dinero que puedas tener, por màs viajes al mejor lugar del mundo, el cariño de alguien, una palabra de aliento, un abrazo, el que te cuiden, que te defiendan, eso no lo podès comprar con nada.

Y ayer, justo ayer, tu papà se descompuso con algo de taquicardia y tuvo miedo. Y yo tambièn. Minutos antes "volàbamos" con el pensamiento de llevarlos a Disney para que puedan disfrutar lo que nosotros no pudimos cuando èramos pequeños. Tuvo que ir al hospital y yo volvì a confirmar que el dinero no importa. Que todo puede cambiar en un instante. Que cuando yo te digo que ESTOY FELIZ PORQUE TENGO TRES HIJOS MARAVILLOSOS Y UN ESPOSO EJEMPLAR, lo digo de verdad. Y que no necesito nada màs. Solo necesito y pido que Dios no nos separe hasta que papi y yo seamos viejitos, viejitos y que podamos decir: ya estàn mayores y pueden manejarse solos. En ese momento estarè tranquila y en paz.

Hoy hemos terminado el libro EL SUEÑO DE BERLÌN. ALTAMENTE RECOMENDABLE!!!. Juro que no podìa leerlo, por momentos, porque se me ...