miércoles, 3 de octubre de 2007

Gracias a todos los que me dejan mensajes en el blog de Tomi

Hay mucha gente que lee el blog que estoy hacièndole a Tomi. Muchas personas que conozco y otras que no. Pero a todas les doy las gracias porque tienen esa sensibilidad de dejar algo cariñoso en este rincòn que le estoy haciendo a mi prìncipe. Todos los mensajes èl mismo valorarà mucho en el futuro y sirven para aumentar la auto-estima que tiene en crecimiento.
No tenemos familia que nos quiera tanto como mi mamà y la madrina de mi hija màs grande. Pero encontrè mucha gente que ojalà pudièramos vivir màs cerca para poder reunirnos y decirles MUCHAS GRACIAS POR EL CARIÑO. De corazòn
Mi prìncipe y yo

Tus cosas son valiosas - vos sos valioso!!!!!!

Ayer hablaba con tu hermana Agustina, de 11 años, y ella me decìa que se le habìa caìdo su MP3. "Total! No le pasò nada!. Y si se cae no pasa nada!" me dijo. Claro què pasa!. Yo le dije que todo lo de ella es super importante y por eso lo tiene que cuidar. No por lo que valga, ya sea que cueste mucho o poco dinero. Si uno pierde una gomita para sujetar el cabello, ¿cuànto puede costar?. Nada!. Pero no la tiene que perder. Las cosas no se tienen que perder. ¿Por què?. Porque son de ella y por eso VALEN MUCHO. PORQUE ELLA VALE MUCHO.
Entonces me puse a pensar que una cosa viene enganchada con la otra. Si una cosa vale mucho porque es tuya, entonces vos valès mucho!. Asì defendès tus cosas y a tì mismo. ¡Què lìo no!. Pero es asì de simple. Por ahora, solo por ahora, mamà estarà con la capa puesta para defender tus cosas, para que no se te pierdan, para que no las rompas, para que no te las rompan. Pero solo por ahora. Mientras tanto, te enseñarè `còmo hacerlo. El dìa de mañana entenderàs que tus cosas VALEN MUCHO PORQUE SON TUYAS. VOS VALES MUCHO Y TENES QUE APRENDER A CUIDARTE, A PROTEGERTE Y A PROTEGER LO TUYO. En esta vida hay que aprender a torear! Y vos seràs un gran torero. Ole por mi prìncipe!!!

Hoy hemos terminado el libro EL SUEÑO DE BERLÌN. ALTAMENTE RECOMENDABLE!!!. Juro que no podìa leerlo, por momentos, porque se me ...