viernes, 16 de febrero de 2007

No siempre sabemos poner lìmites


En la foto lo vemos a Tomi que permite que su hermana se siente en su misma silla. Le dice que nooo, "basta Sofìa!!", pero ella insiste y logra sentarse igual. Un poco porque le gusta estar con su hermano y otro poco porque no lo respeta. A esa edad es natural y hay que corregirlo de a poco. Pero el problema no es uno sino dos. Tomàs no pone lìmites claros y ella no respeta.
Què difìcil es ser niño porque no siempre se dan cuenta de estas cosas. No siempre se dan cuenta de la maldad de la gente, del oportunismo, de la poca solidaridad. Muchos mayores, "normales", no aprendieron a poner lìmites y por eso hoy le hacen lo que sea y no se saben defender o decir "NO QUIERO" O "NO PUEDO". Creo que el problema màs grande que tiene el autismo es la falta de poder demostrar los sentimientos: esos sentimientos de alegrìa, de tristeza, de emociòn, de angustia, de enojo. A veces el silencio de estos niños no nos hacen ver que, en ese dìa, recibieron una burla, o un reproche injusto. Y ese mismo silencio no les permite defenderse y lograr que el otro los respete como corresponde. En eso tenemos que trabajar y mucho.

1 comentario:

Yoly dijo...

Haz tocado un asunto que a mi también me preocupa mucho.

Para nosotros es dificil saber si le ocurrió algo a mi chico pues él no sabe o no cuenta lo que le ocurrió, como por ejemplo en la escuela. Tengo que preguntarle mucho y de muchas formas para lograr que me cuente algo y por lo general confunde mucho las cosas.

Esta preocupación la tengo a diario pues ellos no tiene malicia para distinguir entre las buenas y malas intenciones.

Si por mi fuera nunca lo dejaria solo pero también hay que esforzarlos a que sean más independientes y aprenda a reaccionar ante algunas situaciones.

Autonomìa ... avanzamos y seguimos trabajando

Cuànto hemos trabajado la autonomìa!! Y lo que nos falta!. Porque, como siempre digo... no es autònomo el que se sabe atar los cordones o el...